Movimiento libre, desarrollo de la motricidad con material Pikler

Los principios del movimiento libre creado por Pikler se fundamenta en dejar al niño completamente libre para moverse y desarrollarse sin la intenvención del adulto.

Este método defiende que los niños aprenden solos a reptar, gatear y caminar, siempre que dispongan de los recursos materiales necesarios para moverse en libertad como ropa cómoda, espacios diáfanos y ciertos elementos diseñados para favorecer la consecución de estas metas, acompañado del reconocimiento de sus conquistas, el amor y el respeto de los cuidadores principales.

El niño, al sentirse libre, se muestra más positivo, activo e interesado por ir descubriendo de forma autónoma sus propias capacidades y aprende a utilizar sus recursos.

Petitament_10b

La filosofía Pikler va mucho más allá, y desde PETITAMENT creemos que este material proporciona muchos beneficios en el desarrollo motor del niño.

Emmi Pikler creó su sistema en los años 30 y en un entorno de institucionalización. Fue un enfoque muy revolucionario, una postura totalmente inusual para su época, y nos dejó un buen método con el que trabajar a nivel psicomotriz pero…¿podemos extrapolar los resultados de su estudio a los niños de hoy en día? Si bien es cierto que en niños completamente sanos la evolución se da de forma natural, en el caso de niños que no reptan o no gatean muchas veces se esconde alguna dificultad que no ha sido detectada y creemos que en estos casos se hace necesaria la intervención y estimulación primaria, para facilitar a los niños que pasen por estas importantísimas etapas a nivel motor. En este sentido nos ponemos en una posición contraria a lo que defendía Pikler, que era puramente no intervencionista.

Desde el enfoque de la estimulación temprana se coloca al niño sin fronteras, boca abajo, en una posición que aún no puede alcanzar por sí mismo. Esto motiva al bebé a la exploración y motiva su movimiento. Se plantea la intervención a nivel preventivo en los casos que sea necesario. Esta es la postura que defendemos en  PETITAMENT, el movimiento libre no intervenido, excepto si aparece una dificultad que impida alguna de las fases del desarrollo psicomotor, momento en el que proporcionaremos al niño la estimulación mínima requerida para alcanzar una meta que por sí mismo no puede conseguir.