Inglés para bebés

Desde que nacen y hasta su primer cumpleaños los bebés pueden asimilar los sonidos de cualquier idioma y tienen una predisposición natural para absorberlos. Los estudios demuestran que el lenguaje tiene un periodo de aprendizaje que disminuye a partir de los siete años. La otra conclusión de los expertos es que, para aprender un idioma, la inmersión debe ser plena, natural y multisensorial.

“La lengua tiene un periodo de aprendizaje. Los bebés y los niños son unos genios para aprender lenguas. Después hay una disminución sistemática “, asegura la doctora Patricia Kuhl, codirectora del Instituto de Aprendizaje y Ciencias del Cerebro de la Universidad de Washington. Experta en la adquisición y en las bases neuronales del lenguaje, insiste en que los bebés aprenden un modelo de sonidos que después pueden desarrollar con otras lenguas. “Los bebés de seis meses pueden discriminar cualquier sonido, sean del país que sean o la lengua que se hable”, detalla. “Enseñando exclusivamente a través de imágenes o de audios no hay aprendizaje. Es necesario que lo inculque una persona “, advierte Kuhl.

Petitament_36

Desde PETITAMENT creemos firmemente que la mejor manera de aprender es a través del juego, así es como de forma natural los niños van adquiriendo los aprendizajes de forma significativa.

Nuestra metodología de aprendizaje está basada en la forma “natural” en el que los niños adquieren su lengua materna a través de la inmersión lingüística en un contexto de juego y siguiendo los intereses del niño. En las diferentes sesiones tratamos vocabulario propio de las diferentes edades de los niños que, excepto en los bebés, están mezclados con tal de fomentar el aprendizaje, ya que los pequeños aprenden de los mayores y los mayores refuerzan el aprendizaje mediante la transmisión del mismo a otros individuos que no lo dominan tanto.

Esta metodología permite a los niños aprender a hablar y comprender el idioma antes de aprender a leer y escribir, al igual que lo hacen con su lengua materna.

A los niños les encanta. Las clases son divertidas y activas, y estimulan el bienestar emocional, físico, creativo e intelectual de los jóvenes alumnos.