Pantallas adictivas

Pantallas adictivas

A medida que la tecnología avanza, también hay más estudios concluyentes que demuestran que el uso descontrolado de pantallas puede provocar trastornos similares a los del Espectro Autista o el trastorno bipolar.

La explicación de estos problemas radica en la forma en que las aplicaciones son diseñadas por neuroeconomistas, que estudian el efecto que tienen sobre el sistema dopaminérgico (hormona de la felicidad) con el objetivo de conseguir que sean lo más adictivas posible, consiguiendo efectos similares a los de cualquier adicción.

Neuropsicólogos como Álvaro Bilbao, autor de “El cerebro del niño explicación a los padres”, defienden que los menores de seis años no deben entrar en contacto con los dispositivos tecnológicos, y no por temor a que se hagan sedentarios o ganen peso, sino por razones psicológicas, fisiológicas y de desarrollo que acabarán afectando a su comportamiento, dado que la forma en que se entrena el cerebro a estas edades tempranas ante una frustración, un esfuerzo o una recompensa condiciona su conducta futura e su posterior capacidad de atención y aprendizaje


Una mayor exposición a las pantallas de los niños está asociada a una mayor prevalencia de problemas de autocontrol, de déficit de atención (suelen estímulos muy intensos y cambiantes y no saben esperar), mayores niveles de depresión infantil (porque dependen de estímulos que provocan pequeñas recompensas en los circuitos cerebrales pero ninguna satisfacción), y mayor fracaso escolar (porque es difícil aprender si no encuentran focos de interés ni atienden).
Los bebés no deben interactuar con el móvil ni con ninguna otra pantalla al menos hasta los dos años. Y a partir de esta edad y hasta los cinco, en todo caso, nunca más de una hora en el día. Al menos estas son las recomendaciones emitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) tras revisar un centenar de estudios realizados en diversas partes del mundo en relación a las actividades infantiles.

No hay comentarios

Publica un comentario