Las etapas no resueltas

Las etapas no resueltas

NUESTRAS ETAPAS NO RESUELTAS, ¿COMO INFLUYEN EN LXS HIJXS?

En ocasiones, mientras nuestros hijos se encuentran transitando alguna de las etapas del desarrollo, a uno de los progenitores le puede resultar especialmente difícil la relación con este niño (o adolescente, joven …), llegando incluso a sentir un fuerte rechazo que no llega a comprender.

Estos sentimientos a menudo resultan nuevos y extraños para los padres, no entienden porque les está sucediendo algo así …

¿Como puede ser que aquellx adorable niñx haya desaparecido? ¿Porque ya no puedo verlo igual?. Este proceso genera una gran culpa, que muchas veces incapacita a quien lo padece, que no se siente capaz de compartirlo con los demás, ya sea por miedo a ser juzgado o por vergüenza. Se sufre desde el silencio, la tristeza y la angustia que genera la incomprensión de lo que le está sucediendo, pudiendo incluso llegar a generar trastornos severos como ansiedad o depresión, e incluso, una gran grieta en el vínculo.

PERO … ¿PORQUE PASA ESTO? ¿PASA A MÁS PERSONAS?

Este fenómeno tiene su explicación, sucede más a menudo de lo que pensamos y afortunadamente podemos hacer algo al respecto.

En cada etapa del desarrollo de nuestrxs hijxs advertimos (consciente o inconscientemente) necesidades propias no satisfechas durante nuestro desarrollo infantil.

A menudo, esto resulta en una desastrosa actuación como ma / padre, ya que se remueven antiguas heridas que requieren ser atendidas para recuperar nuevamente el equilibrio físico y emocional, así como nuestra función como padres acompañantes.

Cuando las emociones infantiles se reprimen, especialmente la ira y el dolor, el niño seguirá adelante hasta la vida adulta llevando en su interior aquellx pequeñx airadx y heridx, que contaminará espontáneamente la conducta de la persona adulta.

Para poder hacer frente a este hecho es necesario curar al niño interior que permanece herido y clama atención a su dolor.

Una de las mejores ventajas de ser adulto es que ya no dependemos de nadie para que nos proporcione los medios de sanación, los podemos buscar nosotros mismos siendo fieles a nuestras creencias.

Existen alternativas realmente efectivas para hacerlo, como la psicoterapia, o bien de la mano de libros maravillosos que pueden guiar este proceso.

«Recuperar a super niño interior implica retroceder a sobre etapas de desarrollo y concluir los Asuntos pendientes» (Como sanar las ocho etapas de la vida Matthew Lion, Sheila Fabricante y Dennis Linn, Patria, México 2009 pag 71).

Otros autores que hablan sobre estos temas son Laura Guttman «La maternidad y el encuentro con la propia sombra», Yvonne Laborda «Sanar herida primaria» o John Bradsaw «Volver a la niñez», entre otros.

Nuestros hijos pueden ser auténticos Maestros si estamos dispuestos a reconocer nuestra parte de responsabilidad en lo que nos sucede con ellos, o a través de ellos ya que son nuestro espejo.

No hay comentarios

Publica un comentario